Fiestas y eventos
Te esperamos

El Coso Blanco
Primer viernes de Julio 

Se trata de una fiesta de color y música, es una de las más importantes de la ciudad y está considerada de Interés
 Turístico Nacional.
 El Coso Blanco es un desfile de carrozas, bellamente confeccionadas y donde se muestras las diversas creaciones artísticas realizadas
 por artesanos locales. 
El desfile se desarrolla en la zona del Parque Amestoy, 
 A las 11 de la noche empiezan los fuegos artificiales 
después la fiesta se prolonga 
durante todo el fin de semana
 Esta colorista y alegre fiesta nocturna nació en
 el verano de 1948. 
La puso en marcha el entonces alcalde León Villanueva Orbea
en colaboración con Luís Ulacia, que conocía una fiesta muy popular denominada 'El Cosso' y que se celebraba
 en La Habana (Cuba).
La fiesta nació con la intención inicial de atraer hacia Castro a los «veraneantes y gentes de paso a los que había que ofrecer algo nuevo y sugestivo. 
Y de esta forma nació el

 'Cosso Blanco' 

(con dos eses inicialmente), lo que constituyó un sonado éxito.

Fiestas en Castro:

Semana Grande 

Última semana de junio.

San Pelayo 26 de Junio.

Día La Virgen 16 julio.

 Santa Ana 26 julio.

 Asunción / San Roque 13 de agosto.

La Marmita 16 agosto.

San Andrés 30 noviembre .

La Pasión Viviente

En Semana Santa

Se celebra el Viernes Santo 

y consiste en una representación

  teatral protagonizada por más

 de 300 participantes voluntarios.

Esta fiesta es de finales de 1980

pero ya ha adquirido una gran 

reputación en toda la zona.

Más que celebrar o recordar 

los últimos días de Cristo 

lo que hacen es representarlos. 

El viernes santo, por la mañana, 

unos seiscientos actores se unen 

para dar vida a la pasión de Cristo

 que va pasando por diversos

 puntos de Castro Urdiales y es

 seguida por miles de personas,

 muchas de ellas venidas de fuera

  dado lo espectacular que 

resulta este acontecimiento

La Pasión Viviente comenzó 

hace 26 años de la mano 

de un grupo de participantes

 en un campamento de verano.

 La implicación fue tal que pronto

 consiguieron el apoyo de

 comerciantes e instituciones. 

Estos mismos jóvenes fueron los

 encargados de construir los

 decorados y vestuarios necesarios

 para representar las que 

fueron las últimas horas de Cristo

 y que se dividen en quince escenas,

 ubicada cada una de ellas

 en un punto distinto de la localidad.

La última cena marca el inicio de 

esta representación que se

 desarrolla en la iglesia 

de Santa María y que va

 moviéndose por todo el casco

 antiguo de Castro Urdiales. 

En apenas unos metros 

se escenifican otras de las escenas 

más emotivas:

 la oración de Getsemaní, 

el beso de Judas o el Prendimiento 

de una cruz que pesa unos 40 kilos.

A estos momentos le siguen otros 

como el juicio del Senado, 

la negación de Pedro, 

el arrepentimiento de Pedro

 o los dos juicios de Pilatos, 

seguidos del de Herodes. 

Mientras los actores recorren 

el centro de la localidad 

se producen alguno de los 

momentos que más emoción

 despiertan entre el público asistente,

 como son las tres caídas que sufre 

Jesucristo portando la cruz 

o los encuentros que tienen lugar 

a lo largo del recorrido con 

Magdalena, María, Verónica y Cirineo.

Sin lugar a dudas, el final de la

 escenificación, que dura

 unas cuatro horas, 

es el momento culmen de

 la Pasión Viviente. 

En el entorno de la Atalaya es donde

 tiene lugar la crucificacion,

 muerte y resurrección de Jesucristo. 

Fiesta de San Andrés

Se celebra el 30 de Noviembre.

Es junto al Coso Blanco una de 
las fiestas más populares.
 Los protagonistas son los marineros por ser San Andres su patrón.
Tipico el menú de celebración
 de estos días: 
caracoles y besugo a la preve.
En Castro Urdiales San Andres tiene una importancia especial.
La fiesta, data aproximadamente de finales del siglo XVI cuando ya existen ordenanzas del rey Felipe II en las que se dice que «los castreños deben celebrar San Andrés». 
A partir de ahí, la fiesta ha pasado por varias fases. En la primera etapa (hasta mediados del siglo XVII) se iba en procesión hasta la ermita del santo en Urdiales. A partir de la segunda mitad del siglo XVII, la procesión se acortó y sólo llegaba hasta la iglesia de Santa María.
 El Obispado decidió 
acortar esta progresión.
Así perduró hasta los últimos años del siglo XIX cuando la festividad, 
sobre todo en el aspecto más religioso, entró en decadencia si bien la celebración permaneció indemne en los hogares de los pescadores.
A fecha de hoy la procesión esta vigente y muy activa. 
  Más info ..